${properties.title}

8 DAYS

EL ADN DE PANERAI

La corona es uno de los elementos más expuestos a las agresiones, el manejo y, en consecuencia, el desgaste. La duración de la reserva de marcha y la consiguiente frecuencia con la que debe darse cuerda a un reloj son elementos clave para su buen funcionamiento, sobre todo si se trata de un instrumento profesional diseñado para proporcionar una fiabilidad y una precisión máximas. A principios de los años 40, Panerai decidió aceptar el reto de conseguir una reserva de marcha que permitiera a un reloj funcionar ininterrumpidamente durante más de una semana sin ninguna intervención manual, gracias al movimiento de cuerda manual Angelus®, un calibre muy sólido y fiable que ofrece una reserva de marcha de ocho días. Estas características eran vitales para los relojes Panerai utilizados por los comandos submarinos de la Armada Real italiana, ya que tenían que ser fiables incluso en las condiciones de uso más extremas. Disponer de mucha reserva de marcha reducía considerablemente las manipulaciones de la corona, lo cual mejoraba la durabilidad del reloj y su hermeticidad. La prolongada reserva de marcha se convirtió así en uno de los elementos distintivos del reloj Panerai y en parte del ADN de la marca. No es casual que el primer movimiento (P.2002) salido de la Manufactura Panerai de Neuchâtel en 2005 fuera un calibre con una reserva de marcha de ocho días y que el nuevo movimiento P.5000 posea la misma característica en honor a la tradición y a la historia de Officine Panerai.