En su camino para reducir su impacto en el cambio climático, Panerai invierte seriamente para reducir las emisiones de todos y cada uno de sus edificios.

 

El edificio que alberga las operaciones de Panerai marca la pauta de las prácticas respetuosas con el medioambiente en su interior. El edificio, que consta de más de 10 000 m2, está diseñado con una política de cero combustibles fósiles. Se calienta y enfría mediante 36 sensores geotérmicos y una bomba de calor, la energía producida por máquinas de aire a presión se reutiliza y se han instalado 10 paneles solares para aprovechar la energía del sol. Toda la energía eléctrica consumida, un total de 1,8 GWh al año, se obtiene íntegramente de energía hidroeléctrica verde.

 

Pero eso no es todo. El agua de lluvia se recoge en un depósito de 150 000 litros para regar el jardín.