1. Inicio
  2. PamCast
  3. Luminor Marina Carbotech Pam 1661
  4. Estilo de vida

COLORES ITALIANOS

Estilo de vida

ALLÁ DONDE HAY AVENTURA, ESTÁ PANERAI

Al igual que sus dos correas Sportech™ se conectan a su Luminor Marina Carbotech™ 44mm, el reloj deportivo definitivo, dos bancos de arena conectan la fotogénica península de Monte Argentario al continente.

 

Sumergirse en este oasis toscano es una fiesta para los sentidos —y los complejos, pueblos y clubs de playa cercanos muestran, asimismo, su encanto. En el primer episodio de PAM.CAST, compartimos la sofisticada y definitiva guía de Argentario, repleta de recomendaciones de hoteles, restaurantes y, por supuesto, excursiones.

EL BUSCADOR DE AVENTURAS

Las aguas de Argentario le regalan numerosos atractivos escondidos en las profundidades del mar italiano, desde el coral rojo de la costa a las vertiginosas murallas de Punta Del Fenaio en la isla del Giglio, así como los restos de naufragios de isla Giannutri. Es, sobre todo, en Punta Secca donde los submarinistas se topan con barracudas, peces luna y pargos. Descubra las mejores grietas y cuevas para admirar espectaculares poríferos y suculentas langostas.

 

Y qué mejor tras todo un día en las profundidades marinas que dirigirse a Il Pellicano para un poco de dolce far niente. Construido en 1965 por dos amantes, una carismática socialité estadounidense y un apuesto aviador británico, el hotel se ubica en una cala virgen protegida por escarpados acantilados y rebosa romance y espontaneidad.

Solo a unos minutos, encontramos la ciudad costera de Lérici, una mezcla de edificios color pastel que compiten por el protagonismo a lo largo de la costa, calas en forma de media luna y acantilados rocosos que se funden en el deslumbrante mar.

 

Aislado entre dos imponentes acantilados y el fastuoso club de playa Eco del Mare, se alza un entorno embellecido e inspirado por la naturaleza, que se respeta y conserva mediante el uso de fuentes de energía alternativas y rigurosas iniciativas de reciclaje. Las cuatro ciudades de Lérici, San Terenzo, Fiascherino y Tellaro forman juntas el extremo este del golfo de La Spezia, también conocido como el Golfo dei Poeti, el golfo de los Poetas.

Alzado sobre el promontorio occidental del golfo de los Poetas se sitúa Porto Venere. El perímetro del puerto pesquero histórico y ocho típicas casas de pescadores conforman una ciudadela prácticamente inexpugnable alrededor del robusto Castello Doria.

 

Reserve una mesa para disfrutar de una comida en Locanda Lorena. Este restaurante en la escasamente habitada isla de Palmaria cuenta con una gran terraza cubierta donde los acaudalados habitantes se reúnen alrededor de las mesas vestidos con ropa blanca de lino para saborear un fritto misto, unos raviolis rellenos de langosta y unas fuentes repletas de pescado y crustáceos a la parrilla.

Rumbo al norte, nos adentramos en Cinque Terre, para los más experimentados en el senderismo. Siguiendo la costa y los cinco pueblos, Cinque Terre alberga un parque nacional de casi 10 000 acres, declarado parte del Patrimonio Mundial de la Unesco.

 

No olvide añadir un poco de adrenalina a su viaje visitando las ciudades de Cinque Terre: saltar desde el acantilado de Manarola es otro atractivo para la población autóctona.

Un recorrido agotador debe culminar en un buen descanso y una recompensa, que pueden disfrutarse en Nessun Dorma. Este informal bar al aire libre goza de una terraza sobre un promontorio con vistas a la atemporal ciudad de Manarola.

 

En el interior del parque Cinque Terre y ubicado dentro de un monumento medieval rodeado por maravillosas terrazas se encuentra el restaurante y bar de cócteles Aurora Tower, con unas vistas impresionantes a todo el golfo.

Avanzando por la costa, llegamos al Belmond Hotel Splendido, uno de los hoteles con más encanto de Portofino. Comience el día con un vigorizante baño en el mar en Paraggi, una bahía en la carretera que va de Santa Margherita Ligure a Portofino, y reserve una mesa para comer en Langosteria Paraggi. Este restaurante pieds-dans-l’eau incluye un bar en la playa y sirve frente al mar tanto el primer café de la mañana como la cena.

En el corazón del parque de Portofino yace una hermosa cala a la que solo se puede acceder por el mar, uno de los puntos de buceo imprescindibles en Italia. En las aguas cristalinas que rodean la cala San Fruttuoso, a unos 15 metros bajo tierra, podrá admirar la conmovedora estatua de bronce del Cristo del abismo, con sus brazos extendidos hacia arriba. Parece que intenta atraer hacia él a los submarinistas.

Laboratorio di Idee

Ocio

Colección de correas